Ejemplo Kanban: qué es y cómo se aplica en una empresa

9 minutos

El ahorro de tiempo es un factor clave para muchas empresas que buscan aumentar su productividad y eficientar el tiempo. Debido a ese objetivo común que tienen los mercados, se han desarrollado herramientas que ayudan a lograr este punto y una de ellas es la metodología y el ejemplo Kanban, que ayudan a gestionar y tener una visión global de cómo se van completando las tareas. En este artículo se definirá el concepto y sus utilidades.

¿Cuál es la metodología Kanban?

A modo de contexto, la metodología Kanban nace alrededor de los años 40 para eficientar el trabajo y el tiempo de las empresas, estableciendo el concepto de “just in time” (justo a tiempo). Básicamente, en un comienzo funcionaba en base a la demanda del producto, es decir, solo se producía de acuerdo a la cantidad de clientes que lo requerían.

Surgió como una iniciativa de Toyota Production System (TPS) que estandarizó las bases para ‘Lean Manufacturing’ y así minimizar el desperdicio de materia prima y no sobreproducir productos, siempre y cuando no afectara la fabricación. 

New Call-to-action

El concepto Kanban viene del japonés que quiere decir “señal visual”. El esquema está compuesto por 3 columnas, una se llama “por hacer”, la otra “en proceso” y finalmente “hecho”, para así llevar una cuenta del sistema de producción.

Importancia del ejemplo Kanban

La importancia de esta metodología ágil radica en que si se utiliza correctamente, es de gran ayuda para proveer información, ya que revela en qué lugar del sistema de producción hay problemas, dónde se atascan los trabajadores y qué impide que todo se desarrolle sin atrasos. 

Por eso alguno de los beneficios que trae Kanban a una empresa son:

  • Digitalización: con el avance de la tecnología también se ha mejorado esta metodología que hoy se transformó en un panel de control digital y remoto donde todos los trabajadores están en línea, posibilitando el acceso a la información y acortando las distancias físicas.
  • Análisis continuo: permite un completo análisis que ayuda a realizar un seguimiento del rendimiento en detalle y detectar las trabas del sistema de producción para luego realizar los cambios necesarios.
  • Amigable: es un sistema intuitivo y fácil de utilizar, lo que permite ahorrar tiempo valioso dentro de las empresas.

Los principios del ejemplo Kanban

Como toda metodología ágil, Kanban tiene 4 principios en los que se basa su funcionamiento y que son las características claves para saber cómo llevarlas a la práctica en el día a día.

  • Primer principio: Comenzar por lo que se está haciendo ahora

Se parte por lo que la empresa está haciendo en el presente. Gracias a que Kanban no utiliza una configuración específica, se puede aplicar sobre flujos existentes de trabajo o procesos que estén en actual funcionamiento para reconocer problemas.

  • Segundo Principio: Comprometerse a implementar una mejora continua y evolutiva

Esta metodología funciona mejor cuando los cambios dentro de una empresa se ejecutan de manera paulatina, para que sea un proceso lento pero evolutivo y no tan disruptivo.

  • Tercer Principio: Respetar los procesos y responsabilidades actuales

Cuando se usa Kanban, la idea es conservar la mayor cantidad de procesos y responsabilidades que agreguen valor y sean realmente un aporte para la empresa, se trata de cambiar solo aquello que es necesario.

  • Cuarto Principio: Incentivar el liderazgo

Es clave que todos los trabajadores fomenten una actitud de mejora continua, lo que llevará naturalmente a que algunas personas realicen actos de liderazgo en su día a día. Es importante estar consciente que ser líder no solamente es cosa de las altas jefaturas.

¿Cuál es el mejor ejemplo Kanban?

Pero, ¿Cómo se puede poner en práctica todo lo que significa la metodología y ejemplo Kanban? Existe un simple paso a paso que consiste primeramente en:

  1. Empezar con un tablero en blanco: se podrán observar los principales elementos del trabajo en las 3 etapas mencionadas anteriormente de “por hacer”, “en proceso” y “hecho”.
  2. Hacer las columnas: al tener una visual completa en una tabla, todo se hace más tangible y se podrá observar fácilmente las distintas etapas del trabajo.
  3. Agregar las tareas: esto ayuda a organizar la mente y lo concreto, a través de tarjetas visuales donde se agregan todas las tareas necesarias.
  4. Avanzar por etapas: para que el flujo de trabajo sea efectivo, se debe avanzar a través de las distintas etapas, es decir, cuando se vayan completando o cambiando de fase, se deben arrastrar las tareas de una columna a otra.

¡Y ahora solo falta llevarlo a la práctica! El modelo Kanban es de mucha ayuda a las empresas en todo momento y gracias a su fácil utilización se convertirá rápidamente en una herramienta para ahorrar un tiempo significativo en el sistema de producción.

New Call-to-action

​ ​

​ ​

Suscripción al blog